Préstamos con cheques: Lo que no sabías

Con el auge de la inmediatez, la velocidad y la capacidad de realizar varias operaciones por minuto, el Mercado, junto con las transacciones crediticias han tenido que adaptarse y reconfigurarse para sobrevivir.  Una de estas formas de reacondicionamiento es lo que llamamos préstamo con chequera. El mismo consiste en una nueva forma de intercambiar cheques por efectivo con una financiera o prestamista. El solicitante entrega una cierta cantidad de cheques personales y el prestamista deposita el efectivo acorde a los valores de los cheques.  Pero es importante saber cómo funciona y de qué manera utilizarlo, por lo cual este artículo intentará derribar todas las dudas que puedan surgir sobre el tema.

Para comenzar podemos destacar que esta nueva modalidad, que acompaña lo efímero de las finanzas del mundo actual, se puede concretar incluso en menos de 24 hs tanto en Capital Federal como en el interior del país. Pero ¿qué necesitamos para poder utilizarla?

  • Contar con una chequera: ya que a la hora de intercambiar el efectivo se debe entregar a la financiera, la cantidad de cheques personales que en la misma figuran. En este caso también pueden utilizarse chequeras de empresas.
  • Contar con una Cuenta Corriente o Caja de Ahorro: por medio de la misma, la financiera podrá depositar el dinero en efectivo acordado en la transacción.

prestamos

En  cuanto al prestamista o financiera, la única garantía que tienen de dicha operación son los cheques entregados por el solicitante ya que al ser depositados, van a ser cobrados en fecha y forma.

Sin embargo, debemos tener en cuenta dos aspectos importantes al momento de realizar esta operación que para muchos puede ser novedosa.

Los cheques a entregar deben ser de cobro diferido. Es decir que si bien son generados en una fecha determinada, la autorización para su cobro es posterior a la misma. De esta manera, al entregar todos los cheques juntos que involucran al préstamo, nos aseguramos que solo puedan cobrarse en las fechas determinadas por el solicitante y dueño de los mismos.

En segundo lugar, pero no por ello menos relevante, a la hora de pedir un préstamo siempre debemos considerar y comparar los valores de los intereses que el mismo puede llegar a generar. Debajo detallamos una fórmula simple para poder calcularlo, cita https://rapidoyfacil.com.ar/info/calcular-interes-de-un-prestamo

Interés simple = Préstamo x Tasa de interés x Períodos a pagar

Es decir que para calcularlo debemos saber el monto total de dinero del préstamo, la Tasa de Interés con la que se maneja el prestamista y la cantidad de cuotas por medio de las cuales vamos a pagar ese total.

Así es como podemos tener un control de cuál es el monto que cada financiera o prestamista maneja en cuanto a intereses, para poder conseguir el menor precio posible que se ajuste a nuestro beneficio.

Poder realizar operaciones de manera simple y rápida, contemplando todas las alternativas posibles de empresas que realizan este tipo de movimientos pueden solucionarnos muchos problemas. Pero qué mejor que contar con las herramientas que nos ayuden a saber que las transacciones con las cuales nos involucramos, se están realizando dentro de las normativas claras y en pos de nuestro beneficio. Kiko Alonso Jersey